Patrimonio Histórico


Molino de Mareas


En Gautegiz Arteaga tenemos el privilegio de conservar un molino harinero del S. XVII. El único superviviente de los seis que había en Urdaibai y el más destacado, no sólo de la ría de Urdaibai, sino de todo el territorio de Bizkaia.

Ozollo Errota se construyó en torno a 1683, fecha del contrato entre Juan de Echevarría y Martín de Ozámiz con los señores de la casa-fuerte de Arteaga. El edificio es una casa situada al mismo borde de la ría, en el punto más bajo del depósito. La casa-molino se sitúa sobre las propias compuertas de salida y entrada del agua, con sus respectivas compuertas metálicas de cierre.

Fue molino de tres pares de piedras y dejó de funcionar en las primeras décadas del siglo XX. Ya hace algunos años que su destino es exclusivamente residencial.

Un ingenio que aprovechaba el pronunciado desnivel entre las cotas de marea.

El molino de mareas lo encontrarás en el barrio Ozollo, al final del camino. Pero recuerda que es de propiedad privada. Para admirar este ingenio toma el pequeño sendero que te lleva hasta la ermita de San Lorenzo y tendrás excelentes vistas del molino.

Molino de Mareas


En Gautegiz Arteaga tenemos el privilegio de conservar un molino harinero del S. XVII. El único superviviente de los seis que había en Urdaibai y el más destacado, no sólo de la ría de Urdaibai, sino de todo el territorio de Bizkaia.

Ozollo Errota se construyó en torno a 1683, fecha del contrato entre Juan de Echevarría y Martín de Ozámiz con los señores de la casa-fuerte de Arteaga. El edificio es una casa situada al mismo borde de la ría, en el punto más bajo del depósito. La casa-molino se sitúa sobre las propias compuertas de salida y entrada del agua, con sus respectivas compuertas metálicas de cierre.

Fue molino de tres pares de piedras y dejó de funcionar en las primeras décadas del siglo XX. Ya hace algunos años que su destino es exclusivamente residencial.

Un ingenio que aprovechaba el pronunciado desnivel entre las cotas de marea.

El molino de mareas lo encontrarás en el barrio Ozollo, al final del camino. Pero recuerda que es de propiedad privada. Para admirar este ingenio toma el pequeño sendero que te lleva hasta la ermita de San Lorenzo y tendrás excelentes vistas del molino.

Molino Oleta


Este precioso molino lo encontrarás en la orilla del arroyo Oleta, en las faldas del monte Ereñozar. Anexo al caserío puedes ver, en buen estado, las instalaciones del molino, que tuvo dos ejes y funcionó hasta mediados del S. XX. Es de propiedad privada, y el actual propietario recuerda cómo ayudaba a su padre en las tareas del molino: a ellos acudían los vecinos y vecinas de Gautegiz Arteaga a moler el maíz, porque la harina era fundamental en la alimentación. No se cobraba dinero por el trabajo, lo que hacían era quedarse con una parte por cada 10 kilos, es decir, si les llevaban 50 kilos, les devolvían 45. Era su manera de ayudar, pero finalmente la familia tuvo que dejar de trabajar en el molino por los impuestos y por el escaso beneficio que sacaban de este trabajo.

Para acceder al molino debes dirigirte a la Iglesia Andra Mari y bordearla. Por la zona de aparcamiento encontrarás un camino, cuesta abajo, que te lleva hasta el molino.

Molino Oleta


Este precioso molino lo encontrarás en la orilla del arroyo Oleta, en las faldas del monte Ereñozar. Anexo al caserío puedes ver, en buen estado, las instalaciones del molino, que tuvo dos ejes y funcionó hasta mediados del S. XX. Es de propiedad privada, y el actual propietario recuerda cómo ayudaba a su padre en las tareas del molino: a ellos acudían los vecinos y vecinas de Gautegiz Arteaga a moler el maíz, porque la harina era fundamental en la alimentación. No se cobraba dinero por el trabajo, lo que hacían era quedarse con una parte por cada 10 kilos, es decir, si les llevaban 50 kilos, les devolvían 45. Era su manera de ayudar, pero finalmente la familia tuvo que dejar de trabajar en el molino por los impuestos y por el escaso beneficio que sacaban de este trabajo.

Para acceder al molino debes dirigirte a la Iglesia Andra Mari y bordearla. Por la zona de aparcamiento encontrarás un camino, cuesta abajo, que te lleva hasta el molino.

Iglesia Andra Mari


Ocupa un lugar destacado, en una zona alta, a las faldas del monte Ereñozar, lo que la hace visible desde muchos puntos. Su exterior llama la atención por su tamaño, construida en sillar de excelente calidad, con planta basilical de tres naves a una misma altura; se clasifica dentro de las denominadas iglesias de salón, habituales en el País Vasco desde el S. XVI e inspiradas en modelos de Centroeuropa.

Su imagen actual corresponde a una reconstrucción de la segunda mitad del XVI. Se reedificó entonces siguiendo los gustos de la época. Pero su puerta sur, románica, nos habla de un templo anterior, de hacia 1200. Más llamativa es su puerta barroca en el muro oeste, de mediados del siglo XVII y enmarcada en unas monumentales columnas.

La iglesia y el retablo están dedicados a la Asunción de la Virgen María.

El retablo de la Asunción preside el altar mayor de la iglesia y se caracteriza por su espectacular arquitectura, inspirada en modelos de la Antigüedad, sobre todo en los templos griegos y romanos. En el cuerpo del retablo, entre grandes columnas corintias, está el relieve de la Asunción de la Virgen, flanqueado por las esculturas de San Pedro y San Juan Evangelista. En el ático está representada la Gloria con la Santísima Trinidad acompañada por dos ángeles.

En el mismo pórtico de la iglesia, se conserva una mesa realizada en caliza rosada, lugar en el que se reunían los vecinos para tratar y resolver los problemas que aquejaban al municipio. Sobre esta losa de caliza se ponían por escrito todos los acuerdos tomados por los habitantes de la anteiglesia.

Iglesia Andra Mari


Ocupa un lugar destacado, en una zona alta, a las faldas del monte Ereñozar, lo que la hace visible desde muchos puntos. Su exterior llama la atención por su tamaño, construida en sillar de excelente calidad, con planta basilical de tres naves a una misma altura; se clasifica dentro de las denominadas iglesias de salón, habituales en el País Vasco desde el S. XVI e inspiradas en modelos de Centroeuropa.

Su imagen actual corresponde a una reconstrucción de la segunda mitad del XVI. Se reedificó entonces siguiendo los gustos de la época. Pero su puerta sur, románica, nos habla de un templo anterior, de hacia 1200. Más llamativa es su puerta barroca en el muro oeste, de mediados del siglo XVII y enmarcada en unas monumentales columnas.

La iglesia y el retablo están dedicados a la Asunción de la Virgen María.

El retablo de la Asunción preside el altar mayor de la iglesia y se caracteriza por su espectacular arquitectura, inspirada en modelos de la Antigüedad, sobre todo en los templos griegos y romanos. En el cuerpo del retablo, entre grandes columnas corintias, está el relieve de la Asunción de la Virgen, flanqueado por las esculturas de San Pedro y San Juan Evangelista. En el ático está representada la Gloria con la Santísima Trinidad acompañada por dos ángeles.

En el mismo pórtico de la iglesia, se conserva una mesa realizada en caliza rosada, lugar en el que se reunían los vecinos para tratar y resolver los problemas que aquejaban al municipio. Sobre esta losa de caliza se ponían por escrito todos los acuerdos tomados por los habitantes de la anteiglesia.

Custodia de Arteaga


Custodia realizada en estilo gótico hacia 1500 en Amberes (lleva las marcas de esta ciudad), aunque desconocemos el nombre de su autor.

Es de plata sobredorada, de 50,5 x 14,7 cm.

Actualmente se expone en el Museo de Arte Sacro de Bilbao.

Custodia de Arteaga


Custodia realizada en estilo gótico hacia 1500 en Amberes (lleva las marcas de esta ciudad), aunque desconocemos el nombre de su autor.

Es de plata sobredorada, de 50,5 x 14,7 cm.

Actualmente se expone en el Museo de Arte Sacro de Bilbao.

Ermita San Lorenzo


La encontrarás en el barrio de Isla Bekoa, en un paraje privilegiado, con espléndidas vistas de la ría de Urdaibai. Es una sencilla ermita del siglo XVI que guarda en una de sus paredes una ventana prerrománica tallada en un solo bloque de piedra. La ventana está datada entre mediados del siglo X y mediados del siglo XI. Trabajada con cincel y puntero, presenta en la parte inferior dos vanos casi rectangulares separados por una columna. En la parte superior hay dos óculos circulares.

En el exterior, un altar de piedra es testigo de la importancia que tuvieron las ermitas antiguamente como lugar de reunión de la comunidad o celebración de fiestas.

San Lorenzo te regala un paisaje sereno e intimista de meandros y juncos.

Te recomendamos acceder a este idílico rincón de Gautegiz Arteaga por el barrio Ozollo y bordeando el molino de mareas. Un bonito paseo de 20 minutos desde el centro del pueblo.

Otras ermitas de
Gautegiz Arteaga


  • Ermita Jesús Crucificado
  • Ermita La Cruz
  • Ermita Nuestra Señora del Carmen
  • Ermita San Antolín
  • Ermita San Bartolomé
  • Ermita San Martín
  • Ermita San Roque
  • Ermita Santa Ana
  • Ermita Santa Cruz
  • Ermita Santutxu
.

Ermita San Lorenzo


La encontrarás en el barrio de Isla Bekoa, en un paraje privilegiado, con espléndidas vistas de la ría de Urdaibai. Es una sencilla ermita del siglo XVI que guarda en una de sus paredes una ventana prerrománica tallada en un solo bloque de piedra. La ventana está datada entre mediados del siglo X y mediados del siglo XI. Trabajada con cincel y puntero, presenta en la parte inferior dos vanos casi rectangulares separados por una columna. En la parte superior hay dos óculos circulares.

En el exterior, un altar de piedra es testigo de la importancia que tuvieron las ermitas antiguamente como lugar de reunión de la comunidad o celebración de fiestas.

San Lorenzo te regala un paisaje sereno e intimista de meandros y juncos.

Te recomendamos acceder a este idílico rincón de Gautegiz Arteaga por el barrio Ozollo y bordeando el molino de mareas. Un bonito paseo de 20 minutos desde el centro del pueblo.

Otras ermitas de
Gautegiz Arteaga


  • Ermita Jesús Crucificado
  • Ermita La Cruz
  • Ermita Nuestra Señora del Carmen
  • Ermita San Antolín
  • Ermita San Bartolomé
  • Ermita San Martín
  • Ermita San Roque
  • Ermita Santa Ana
  • Ermita Santa Cruz
  • Ermita Santutxu
.

Castillo de Arteaga


Un palacio de cuento en el centro de Gautegiz Arteaga. Su origen es del siglo XIII, pero su historia cambia cuando se nombra a Eugenio Bonaparte, hijo del emperador Napoleón III, como vizcaíno de origen, por las Juntas Generales de Vizcaya. Era el año 1856, y Eugenia de Montijo (antepasado de la Casa de Alba), mujer del emperador y propietaria del solar de Arteaga, decidió recuperar el deteriorado castillo en agradecimiento por tal honor hacia su hijo. El proyecto recayó en el arquitecto francés de los Sitios Imperiales, Couvrechet, y a su muerte, Ancelet, también arquitecto de la casa real de Francia, quienes construyeron una nueva torre más adecuada a las necesidades de una residencia imperial. Pese a todo, la familia imperial nunca llegó a habitar en él.

De la antigua torre quedan los muros exteriores, y al contrario que los castillos defensivos, este palacio no se encuentra en una zona elevada, sino en una llanura, rodeado de árboles, y con la marisma de Urdaibai a su espalda.

Hoy en día es un establecimiento hostelero que ha conservado elementos ornamentales y decorativos para mantener la esencia y la atmósfera de tiempos olvidados.

A unos 100 metros del castillo se encuentran sus antiguas caballerizas, un edificio hoy reconvertido en sociedad gastronómica.

Castillo de Arteaga


Un palacio de cuento en el centro de Gautegiz Arteaga. Su origen es del siglo XIII, pero su historia cambia cuando se nombra a Eugenio Bonaparte, hijo del emperador Napoleón III, como vizcaíno de origen, por las Juntas Generales de Vizcaya. Era el año 1856, y Eugenia de Montijo (antepasado de la Casa de Alba), mujer del emperador y propietaria del solar de Arteaga, decidió recuperar el deteriorado castillo en agradecimiento por tal honor hacia su hijo. El proyecto recayó en el arquitecto francés de los Sitios Imperiales, Couvrechet, y a su muerte, Ancelet, también arquitecto de la casa real de Francia, quienes construyeron una nueva torre más adecuada a las necesidades de una residencia imperial. Pese a todo, la familia imperial nunca llegó a habitar en él.

De la antigua torre quedan los muros exteriores, y al contrario que los castillos defensivos, este palacio no se encuentra en una zona elevada, sino en una llanura, rodeado de árboles, y con la marisma de Urdaibai a su espalda.

Hoy en día es un establecimiento hostelero que ha conservado elementos ornamentales y decorativos para mantener la esencia y la atmósfera de tiempos olvidados.

A unos 100 metros del castillo se encuentran sus antiguas caballerizas, un edificio hoy reconvertido en sociedad gastronómica.

Cantera Andrabide


En el límite de Gautegiz Arteaga y Ereño se encuentra esta antigua cantera en la que se ha extraído la variedad de piedra Rojo Ereño o Rojo Bilbao. La tonalidad roja se debe a la impregnación de un óxido de hierro en los sedimentos. Estos yacimientos fueron localizados hace 2000 años, en época del Imperio Romano y es en ese período cuando se inició su extracción para uso decorativo y soporte epigráfico. Prueba de ello son dos aras funerarias del s. I y II localizadas en el yacimiento de Forua. Llaman la atención sus cortes espectaculares, que dan cuenta de la importancia de esta actividad, que por su gran valor ornamental ha sido empleada con diversas funciones y en muchos elementos del patrimonio arquitectónico: como pila bautismal en infinidad de iglesias (en Lekeitio, Ereño, Zenarruza,...), como apero agrícola o alperrarria, como elemento decorativo en fuentes (la del Arenal de Bilbao, Iturribide...), en palacios como el Castillo de Arteaga, el teatro Arriaga o la Sociedad Bilbaína de Bilbao. A pesar de que en la actualidad no se explota sistemáticamente, este mármol es conocido mundialmente y aparece en catálogos de diversas empresas.

Se encuentran en la carretera Gernika-Lekeitio tras pasar el alto de Muruetagana, en el límite del municipio de Ereño.

Cantera Andrabide


En el límite de Gautegiz Arteaga y Ereño se encuentra esta antigua cantera en la que se ha extraído la variedad de piedra Rojo Ereño o Rojo Bilbao. La tonalidad roja se debe a la impregnación de un óxido de hierro en los sedimentos. Estos yacimientos fueron localizados hace 2000 años, en época del Imperio Romano y es en ese período cuando se inició su extracción para uso decorativo y soporte epigráfico. Prueba de ello son dos aras funerarias del s. I y II localizadas en el yacimiento de Forua. Llaman la atención sus cortes espectaculares, que dan cuenta de la importancia de esta actividad, que por su gran valor ornamental ha sido empleada con diversas funciones y en muchos elementos del patrimonio arquitectónico: como pila bautismal en infinidad de iglesias (en Lekeitio, Ereño, Zenarruza,...), como apero agrícola o alperrarria, como elemento decorativo en fuentes (la del Arenal de Bilbao, Iturribide...), en palacios como el Castillo de Arteaga, el teatro Arriaga o la Sociedad Bilbaína de Bilbao. A pesar de que en la actualidad no se explota sistemáticamente, este mármol es conocido mundialmente y aparece en catálogos de diversas empresas.

Se encuentran en la carretera Gernika-Lekeitio tras pasar el alto de Muruetagana, en el límite del municipio de Ereño.

Español